La Flecha en el Blanco by Maurice Nicoll

By Maurice Nicoll

Show description

Read Online or Download La Flecha en el Blanco PDF

Similar no-ficcion books

¿Cómo conquistar el corazón de Dios? (Spanish Edition)

Algo especial hizo task para conquistar el corazón de Dios a tal punto que el Señor le dijo al enemigo: ¿Te has puesto a pensar en mi siervo activity? No hay en los angeles tierra nadie como él; es un hombre recto e intachable, que me honra y vive apartado del mal? (Job 1:8). Dios tiene emociones. Siente dolor, pero también siente placer, y a nosotros se nos ha dado el privilegio de poder tocar su corazón.

Sobre El Problema de La Empatia (Spanish Edition)

En 1905 Edmund Husserl introdujo en su pensamiento el concepto de empatía. Entendía por tal los angeles experiencia de los angeles conciencia ajena y de sus vivencias, a diferencia de los angeles experiencia que los angeles propia conciencia hace de sí misma. Sin embargo, el primer estudio fenomenológico extenso sobre este tema es l. a. tesis doctoral de su discípula Edith Stein.

Extra info for La Flecha en el Blanco

Sample text

O sea que reconocía lo que representaba cada objeto. Formó, pues, Jehová Dios de la tierra toda bestia del campo, y toda ave de los cielos, y trájolas a Adán para que viese cómo les había de llamar; y todo lo que Adán llamó a los animales vivientes, ese es su nombre. (Génesis, II, 19) Si el hombre estuviese despierto en el Centro de las Emociones Superiores, su iluminación le permitiría conocer el significado de todas las cosas. Las vería tal corno son. Conocería las propiedades, cualidades y usos que tienen las cosas.

Es un asunto interno, que dista mucho de los sentidos. Cuando Cristo dijo (Lucas, XVII-20): 'El reino de Dios no vendrá con advertencia', se refirió a que no es cosa de los sentidos, no es algo que podamos advertir por fuera, sino algo interno, un estado de evolución interior por sobre nosotros, o por encima de nosotros, y en nosotros, en la escala vertical del posible conocimiento del ser. Esta escala comienza con la propia observación a la luz de las ideas de la enseñanza esotérica. Entonces se empieza a entender por qué, siendo uno tal cual es, el Reino de los Cielos es inalcanzable y se necesita un largo período de trabajo en sí mismo antes de poder siquiera soñar con semejante logro.

Cuando se emplea el "Padre Nuestro" con este fin y se dice: "Hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo", uno en realidad implora la transformación de sí mismo, pero sin saberlo. Cuando las gentes rezan eso, piden el más pleno florecimiento de sus propias vidas, de sí mismas. Pero la Tierra en el hombre es de muy distintas caudados. En algunos es solamente tierra junto al camino. En otros, pedregales. Los hay llenos de abrojos y de espinas. Y también quienes son buena tierra. Para poder cambiar, el hombre debe ante todo recibir la enseñanza correspondiente a su nivel natural, en su propia 'tierra'.

Download PDF sample

Rated 4.92 of 5 – based on 19 votes